En el artículo “Porqué se eleva la glucosa en los pacientes con diabetes Mellitus” expliqué cómo trabajan juntos el páncreas, las células, la insulina y todo el cuerpo en general para mantener la glucosa en el nivel adecuado.
La glucosa sólo puede ser usada como combustible si esta dentro de las células. Si la glucosa está en la sangre, sólo causa estragos por donde va pasando. De ahí surgen las complicaciones de la diabetes.
La siguiente pregunta es ¿porqué es tan grave que la glucosa este elevada en la sangre? ¿Que es lo que produce la glucosa?
Para entender eso les podré un ejemplo. Imagínese que calientan un kilo de azúcar hasta que se hace un caramelo liquido pegajoso. Después ese liquido derretido lo echan a unas tuberías de metal. En algún momento ese caramelo se va a secar y va a quedar pegado a las tuberías. Quitarlo no será nada fácil y mientras más pequeño sea el tubo, será todavía mas complicado y más fácil de que se tapen. Esos tubos simulan nuestras pequeñas arterias. Ese caramelo simula la glucosa dañando nuestras arterias.
Existe una reacción química llamada glicación no enzimática. Esta se refiere a la reacción no enzimática de la glucosa con aminácidos, péptidos, proteínas y ácidos nucleicos. En palabras simples se puede decir que una glucosa se une a una proteína sin la ayuda de una enzima y altera su función. Además esa reacción produce unos “deshechos” llamados, productos finales de la glicación avanzada (AGE). Muchos de ellos son especies reactivas del oxígeno (ERO), es decir radicales libres que causan oxidación en nuestro cuerpo.
Tenemos muchísimas proteínas en nuestro cuerpo. De hecho sabían que cada uno de nuestros genes expresa una proteína? Así de importantes son y tienen muchísimas funciones, aquí unos ejemplosde proteinas: factores de coagulación, receptores en las membranas celulares, inmunoglobulinas, albumina. Etc.
Una proteína unida a una glucosa tiene una función inadecuada. La consecuencia de esas proteínas glicosilada y sus productos AGE (productos finales de la glicación avanzada) es que causan un mal funcionamiento en los órganos, envejecimiento y enfermedades degenerativas como el Alzheimer.
Estos “desechos” llamados AGE, son los encargados de causar estragos por donde van pasando. Al daño de las pequeñas arterias, se le llama microangiopatía, por ejemplo: retinopatía (daño a la retina), nefropatía (daño a los riñones) y neuropatía (daño a los nervios).
En el caso de la nefropatía diabética, las pequeñas arterias en los riñones se van dañando. Los riñones filtran, limpian la sangre y eliminan los desechos por la orina. Algo característico de la nefropatía, es que las arterias que funcionan como filtros, están dañadas como si tuvieran agujeros. A través de esos agujeros se pierden las proteínas que son eliminadas en la orina. A esto se le llama proteinuria. A la larga puede llevar a insuficiencia renal. De hecho la causa número uno de diálisis es la nefropatía diabética.
La retinopatía diabética se refiere al daño en las pequeñas arterias de la retina. Puede causar problemas de visión hasta ceguera. La neuropatía diabética se refiere al daño en los pequeños nervios, por ejemplo en los pies, que ocasiona problemas de sensibilidad. Puede ser que la persona no sienta nada de dolor en las plantas de los pies, o al revés que sienta hormigueo o ardor constantemente.
El daño a las arterias un poco mas grandes se le llama macroangiopatía y causa arterosclerosis, infarto al miocardio, evento vascular cerebral, enfermedad arterial periférica, pie diabético y gangrena. Tenemos arterias por todo el cuerpo y según en el órgano donde se dañen las arterias, es donde se van a presentar los problemas.
De hecho el daño crónico a las proteínas se puede medir. Por medio de un simple examen de sangre se puede medir la hemoglobina glicosilada. La hemoglobina es la proteina que hace que nuestra sangre sea roja y se encarga de transportar el oxígeno en la sangre. Con este método se mide el porcentaje de glucosa unida a la hemoglobina. Su nivel indica el nivel de glucosa elevado durante los últimos meses. Es un indicador para saber si los niveles de glucosa en la sangre han estado bien controlados en una persona.
Después de conocer toda esta información, les gustaría conocer qué se puede hacer para evitar todos estas terribles consecuencias? Ahora que ya son conscientes sobre los estragos de la glucosa, ya están listos conocer lo que se puede hacer para evitarlos. A través de la medicina ortomolecular se pueden prevenir todos estos estragos. Existen muchos estudios que demuestran cómo algunos nutrientes en dosis específicas pueden revertir o detener estas complicaciones. Por otro lado, es primordial adaptar la alimentación, de otra forma los efectos dañinos del azúcar continuarán.

7 Hábitos en tu Alimentación

para sentirte mejor que nunca

Descárgala ahora gratis