Cuando el corazón se enferma otros órganos también se dañan